lunes, 26 de octubre de 2009

Y te vas de a poco

A veces me pregunto lo que sería de mí cuando sea abuelo. ¿Le diría a mis nietos que fui garabatero, pasaba viendo porno a los 14 y me sacaba los mocos para pegarlo debajo de la mesa de la sala en el colegio?

A veces pienso que sí.

Es que para mi, hueón que hace 19 años pisó la tierra, se me hace muy difícil hablar de esto. Pero cada vez concuerdo más que el tiempo pasa rápido.

Hace treinta minutos se llevaron a mi abuelo en ambulancia para hospitalizarlo. ¿Qué debe pensar cuando la vida la estás agarrando con un dedo? A veces pienso en que se imagina los buenos momentos de su vida, que ve la vida como un objeto, un estado donde uno "hace cosas". Al menos eso pensaría yo si estoy más cerca de la muerte que de la vida.

¿Acaso estará recordando los momentos en que estaba en un orfanato y un cura medio raro le hacía cosas raras?

Más encima ateo mi abuelo. Osea que debe ser más complejo imaginar por lo que debe estar pensando ahora cuando va a 80 kilómetros por hora con una sirena que anuncia que algo va a pasar.

Creo que debe tener calor o frío, que tiene miedo, curiosidad y nervios el no saber lo que siempre uno quiere saber. Es muy culto para sus cosas pero este tema yo creo que lo supera.

¿Se acordará de mí, su nieto que tocaba Beethoven y Chopin un día de otoño, cuando por la sensación en el pecho de emoción le salían lágrimas? No creo.

Lo que sé es que creo que está viviendo más. Después de salir de un infarto al corazón y varias intervenciones más, lo acercan más a la muerte que a la vida. Suena un poco fatalista pero así es la vida.

Es cuático detenerse a pensar lo que es la media volá de la creación; la muerte.

Si poh; chao, chao todo, vida, familia, planeta tierra, casa en La Reina, ser chileno, abuelo, papá, vecino.

Creo que en el recuerdo uno vivirá.

Pero chao vida.

¿Que estaría pensando yo cuando me pase?

No podría pensar en todo ni en nada. Creo que tendría tanto nerviosismo que no me movería, no haría nada. Abriría mis ojos y una sala de urgencia. Cierro los ojos, más nervioso. Me acuerdo de mi vida, cuando escribía esto o quizás de mi familia. Abro los ojos; médicos que no conozco me hacen cosas que no sé para que sirven. No me gustaría que siguieran interviniendo mi cuerpo que cada vez siento menos. Cierro los ojos: mis hijos, o mi hijo o el hijo que nunca tuve, las clases de piano cuando era chico. Abro los ojos y luces, no veo nada más... prefiero cerrar los ojos. Recuerdo mi primer día de colegio, cuando salí de media y todas las cagás de pendejo adolescente. Siento calor... los recuerdos van a mil, imagenes se hacen más rápidas, no siento nada, más velocidad y luz.

Stop; para de hablar hueás.

¿Mamá, y el tata se va a morir?

Si, le queda poco -me dijo llorando.

lunes, 5 de octubre de 2009

Los 90'


"Guarda el tiempo en las bastillas y la no sé cuantito..."

En más de algún programa o evento musical e incluso en reportajes se hace exitoso gastar el tiempo hablando de los 80'. Que los prisioneros, el fucking pinoshit y la huebá chori. Pero, ¿Qué pasa con los 90'?. ¿Es que acaso todos aman los 80'? El descueve loco.

Quizás no esté en lo correcto o fui un pendejo muy materialista pero algo característico de los niños de los noventa fue el consumo. No sé, se me viene a la cabeza puros comerciales, comida chatarra y programas de television. Que el vale otro en los helados, las bromas capo, las figuritas luminosas de los picapiedras, las zapatillas con luz, etc.

Pero algo que marcó la infancia de los niños noventeros fue Cachureos. ¿Quién hasta hoy no conoce una o dos canciones de ese clásico programa? Levantarse el domingo en la mañana para ver como le pegaban a los papás pastelazos en una camilla que bajaba o ver a Chancho Man era lo mejor. Me dí cuenta que era solo un recuerdo cuando fui a una kermese del colegio del hermano chico de mi polola y los niños no cantaban en clásico "¡Llegó la hora, de entrar al club!". Preferían al Osito Gominola y la Hanna Montanna.

Para que decir los Power Rangers que el niño más bacán del barrio era el "Red", el más ñoño el "Blue", el más morenito el "Black", la niña más bonita la "Rosá" y la más machorra la "Llelou". Con los juegos de fierro como Megasor y el basurero como "Alfa". La media volá. Después las "Power Rangers niñas" iban a ser la Spice Girls con sus coyacs raros de durazno y los niños los Backstreet Boys con sus albunes que ahora las láminas tenían pegamento incluido.

Faltan muchos momentos más, como para hacer una serie.

Fuimos hijos de la democracia, de la television por cable y el consumo. Nos vestían como niño elegante para ir a un cumpleaños, dabamos vuelta el vaso de fanta por el mantel de cumpleaños y hacíamos figuritas con los souffles y las ramitas. Recién cachabamos lo que era ver al papá los fin de semana y jurábamos que podíamos volar en una nube voladora.

¿Qué más?

viernes, 2 de octubre de 2009

El Dentista


Encuentro que ir al dentista es lo más fome que hay. Hoy fuí -y no porque tengo la cagá en los dientes- sino para acompañar a mi polola. Puta la hueá aburrida.

A veces creo que, como un cumpleaños sorpresa, está todo arreglado cuando llega gente como yo -que acompaña a otra gente- para aburrirla. Yo cacho que ese es su objetivo. Con solo abrir la puerta y sentir el olor a anestesiaconalcoholventiladorhelado pienso que la secretaria, que siempre mira el computador con numeros, esparció por el aire el nuevo Poett Clinic Fresh que te llega hasta el estómago y te hace recordar las veces en que te ibas a vacunar cuando pendejo o cuando te había dado Otitis. Fucking Consalud del 96'.

Entras, ves como se va tu polola a una sala y te quedas solo con una vieja multibolsa que parece que siempre ha estado ahí. Pero ojo, es más avispao que tú; lee. Te sientas lejos de la abuela multibolsa y recoges una revista. Ése es el momento en que piensas que es una joda de Videomatch. Puras revistas Vivienda y Decoración del Mercurio. "Que el diseño de las mesas con las sillas minimalistas"... mis polainas. A quién chucha le importa?. Cuando encuentras que estás en una sala de espera peor que cabro chico que no lo vienen a buscar al colegio y estan cerrando el portón de la entrada, te das cuenta que a la chucha hay un televisor encendido. Te acercas y piensas que hay un DVD con lo mejor de Los Venegas porque siempre te encontrai con el mismo programa.
Menos mal que hace tiempo que te venís doblando los dedos y pasas el rato doblandotelos y haciendolos sonar. Te dura 5 segundos y no te queda más que esperar a que termine todo el huebeo.

Sale tu polola con el dentista flaco alto picao a mino de teleserie que te agarra pal huebeo. Me da paja pararme a saludar a tu dentista. Hola, si, bien bien gracias.

Con ojos de gato de shrek; ¿Nos vamos mi amor?

¡Asensor venid! ¡Piso uno porfavor!