lunes, 15 de marzo de 2010

Se cierra! Cuaderno3

Pero qué onda, no alcancé a escribir nada y te vas!

Me llamo Pablo Flores, tengo Diez + 8 años. Estudio Ciencia Política y Relaciones Internacionales en la Universidad Alberto Hurtado. Deseo estudiar eso para cambiarme a Sociología. Por qué?... no sé. Antes de mi hacerme este espacio, viajé Israel con mi familia a petición de mi padre religioso a los dos años, después encontré a mis padres en grado tres, me asaltaron dos veces, ingresé al Centro de Alumnos de mi colegio, luché dos años y medio por el Pase Escolar a los Particulares Pagados y aprendí piano gracias al regalo que me hizo mi abuelo, al que nunca le toqué piano. Actualmente pololeando, con una familia estructurada de una hermana melliza, padres juntos y un hermano menor, plasmo en el Blog mi corta vida, esa que me lleva a pensar en grande pero con la realidad de que todavía me falta mucho por aprender de la vida.

Nuevo Blog, VENID

CUADERNO TR3S

lunes, 14 de diciembre de 2009

¡Me voy pal sur!

Ya el calor en la micro y la contaminación acústica me dejaron chato. Me voy pal sur en un par de horas más. Paso navidad allá; con el Pepy, mi abuela que llegó de España y mi hermano chico.

No sé que vamos a hacer.

No sé dónde voy a dormir.

No sé a que parte vamos a ir.

No me importa.

Llego el 27... te voy a extrañar demasiado!

¡Chao Santiago!

MEO + JA + N y B

¡Perdió tu candidato! -me decía mi suegra.

Obvio, que no; ganamos un espacio con la gente que está descontenta con el sistema político -le dije mirando al horizonte.

Jajaja -se rió.

Después de estas elecciones predecibles se logró ver que hay una gran mayoría que no está ni ahí con la concertación ni con la Alianza, un gran bloque que ya no cree en las dos principales potencias de esta guerrafríachileanmode.

Pasamos a una segunda vuelta que cambios no nos trae nada, los dos candidatos quemados por el pasado, por manosear conceptos y figuras que no les sirve de mucho. Por un lado el cambio de Piñera que harto cambio ha tenido por diferenciarse de la imagen del pasado (gracias a la publicidad, obvio), con el apoyo a la dictadura y a las fuerzas económicas del país y Frei tratando de refrescar la concertación y prostituir a la presidenta por todas las esquinas.

Creo que sumando a los ciudadanos que no estan ni ahí con apoyar a los dos grandes bloques del sistema político (un 30% del país) se abre un espacio dentro del mismo hacia una nueva forma de ver los desafíos del país, logrando dar a luz el verdadero cambio en la política chilena. Un cambio que no se va a lograr ni con Piñera ni menos con Frei. Sino con una nueva generación política que deje las discusiones en el pasado para enfrentar los nuevos problemas del país.

miércoles, 9 de diciembre de 2009

A mi hijo

Hijo(a): Tengo ahora 19 años, no te espero todavía e incluso deseo que llegues hasta harto tiempo más. Me haces pensar mucho, todavía no sé quién va a ser tu mamá, no sé si algún día te voy a tener, no sé como te voy a llamar.

Hoy vivo un poco relajado, tu abuela grita demasiado, tu tía María Paz está pololeando con un tipo que no conocemos, hace mil locuras y muchas veces deja preocupada a tu abuela. Tu tío Sebastián duerme ahora; esta otra semana nos vamos a Puerto Montt con tu bisabuela.

Voy a entrar a sociología el año que entra, osea el 2010. Muchos dicen que se va a acabar el mundo para el 2012, e incluso han salido algunas películas demasiado trágicas. Yo no creo en eso.

¿Sabes qué? tengo ganas de trabajar por el país, estar al servicio para sacar adelante a gente que no tiene oportunidades, porque si Mozart hubiera nacido en la Pintana, estaría dirigiendo una orquesta juvenil y no componiendo grandes clásicos de la música de nuestros tiempos.

Eso quiero: al ver que no todos tienen las mismas oportunidades, poder dar oportunidad a los que no tienen. Me encanta la política; no sé si cuando leas esto estaré en un cargo público o estaré en una oficina timbrando solicitudes, pero ese sueño tengo ahora. Ese hambre por el cambio de una sociedad desigual.

martes, 8 de diciembre de 2009

Algo no encaja


Desde niño que que el Tatita Dios, el hermano Jesús y el angel de la guarda me parecían personas que no las podía ver pero estaban ahí, ya con el tiempo el cuento de la muerte y que resucitó a los tres días me aburrieron, creía pero tenía esa hueá que no me encajaba de la iglesia.

Hoy no comparto algunas cosas que deberían eliminarse de la iglesia católica. Creo que el simbolismo, a pesar de ser un tema importante para las religiones, está demás con respecto a la escencia de la fé, esa fé que no está en la chapita de los esclavitos de jesús, ni tampoco en el agua bendita del cura José. Y al final, en estos tiempos y en el pasado, el mismo simbolismo ha pasado a ser el pilar que sostiene a la Iglesia con los hombres. Y las personas que se dan cuenta de eso, se alejan más... como a mi me ha pasado.

Cuando el vaticano habla de la pobreza en Africa, demás podrían vender el dinero que tienen y hacer misas a pata pelá. La gente no es hueona.

¿Qué? Si no hay un templo gigante con oro y chapitas de todos los santos a la gente no le va a gustar y se van a alejar? Pérdoname pero esos son cristianos de cartón.

Y cada vez son más los que entienden eso, que la misma iglesia sigue congregando fieles por los días de noseque o san expedito, cuando eso nunca debería haber sucedido.

No creo que rezar cuando algo malo esté pasando y después hacer cosas malas, sea el espíritu que pensó Jesús. Osea, Jesús sacudete en el cielo por lo que pasa ahora. Te pescan cuando la cagá tienen.

Por eso no te pido nada; porque siempre me acuerdo de tí cuando queda la escoba.

Asi que me quedo callado y no miro al cielo para pedir que cambien las cosas. Pero puta que me gustaría pedir que la iglesia cambie de como es ahora. Muy mala volá.

Por eso me voy pal sur en navidad, ni ahi con la navidad del sistema.

sábado, 28 de noviembre de 2009

La Vega


Con el sueño dopandome la cabeza, salí del metro Patronato con mi viejo para ver los primeros rayos del sol de una mañana con olor a todo. De orina a naranja, de carne a lechuga. Es la vega, donde mi viejo me acostumbraba a llevar para que descubriera los colores de Chile.

Ese olor no se me olvida, el olor a todo.

Me aburrió cuando el levantarme en la mañana y Dragón Ball hacían la mezcla perfecta para quedarse en la cama hasta el almuerzo.

Sin embargo quedé con ese recuerdo, el pisar las acelgas tiradas en la calle, un tomate podrido y saludando al gato con un ojo. El ver a la gente gritando, como si se estuviera a punto de pelear pero en la buena onda, con el mismo curao de siempre como mediador.

Cuchillo en mano la gente vende verduras, le cortan el pelo a las cebollas o a las zanahorias, mostrándote el tatuaje de su equipo favorito y te dan de vuelto monedas de cien o billetes de luca con tierra.

Es que la Vega tiene su magia, el de encontrar todo lo freak. Travestis a medias, ratones muertos, jugos "naturales" en carritos, antenas para la televisión y cebollas flotando en vinagre.

Mi viejo ha ido a la Vega hace 30 años. No sé cómo no se aburre.

A veces pienso que cuenta los tomates aplastados de la calle.

sábado, 7 de noviembre de 2009

La nueva generación política

Ya lo sabemos todos: la concertación está agonizando. Con un tubo de oxígeno sobrevive a una campaña presidencial en que los chilenos quieren algo nuevo; y eso no lo tienen. Están en sus últimos suspiros con la campaña de Frei, tratando de ocultar lo hediondo a gladiolo que es su figura, noventera, fome, vieja y a la larga con el mismo discurso de siempre.

Si me preguntan hoy de qué partido soy, diría de la De Cé. Pero no de la De Ce de hoy que no es ni democrática ni cristiana; sino del principio, del progreso que resultó exitoso en sus inicios.

Yo sé porque actualmente Claudio Orrego no se tira para presidente. Está esperando el cambio. No ese cambio que habló Lavín y promete Piñera. El cambio generacional que de a poco se está dando a luz. Nuevos líderes nacidos postrevolución pinguina que llegarán sin manchas, mentiras y corrupción. Líderes sociales universitarios tanto de la derecha con hambre de futuro como de la izquierda. Dejarán como parte de la Historia de Chile a Pinochet y a Allende. Mirarán hacia los nuevos desafíos de hoy.
No se preocuparán de que "los partidos siguen una linea y que por eso voto en contra de esto". Seguirán en una linea nueva, de los nuevos problemas sociales del país. Entenderán que es necesario reconocer al pueblo mapuche, que es malo que decidan las decisiones del país entre cuatro paredes.
Que los homosexuales existen, las lesbianas también y que los delincuentes que afectan más a la sociedad son los que se visten de chaqueta con un Iphone y les importa una raja la desigualdad. Que más estado no siempre es bueno.
Que se deben representar las minorías y no dejar el sistema político "mode Guerra Fría" en que los partidos pequeños queden entre dos núcleos añejos que ni los pescan.
No van a comulgar con discusiones valóricas sobre la píldora, se preocuparán de la brutal desigualdad en Chile.

No voto por la derecha hasta que se extingan los dinosaurios de la dictadura, pero ¿qué es la derecha sin los dinosaurios del período del Pineight y Allende?

Mientras miremos atrás para actuar, cuando la pura cagá quedó, vamos a seguir jugando con la política y separándonos de la sociedad chilena de hoy.